Añorando lo viejuno y el síndrome del adulto que olvida

Cada día me sorprendo más de la cantidad de gente que añoramos los tiempos pasados. Recuerda: No somos una especie en extinción. Los que sufren la ñoñería son las personas que nos rodean según van evolucionando en lo que llaman “la madurez“. Si amigos, ese estado evolutivo al que la mayor parte de los mortales quieren llegar siguiendo la “ley de vida“: emparejarse, casarse, hipotecarse y tener hijos. FIN. Sin ánimo de ofender a nadie, cada uno ha de hacer lo le que le de la gana en su vida, pero lo que sí hemos observado es una conducta repetida en las personas de nuestro entorno que llegan a esa cúspide de la evolución. Yo lo he llamado el fenómeno de la amnesia retrógrada.

I Love 80s

Este fenómeno  se caracteriza por una pérdida total e irreversible de los recuerdos almacenados durante años en su materia gris. Todo lo sucedido antes del estado de madurez ha quedado abandonado en un cajón de la memoria que lleva una etiqueta que dice “cosas de las que nunca más voy a volver a hablar y que voy a borrarlas en breve de mis pensamientos, así que si me preguntas por cuál era mi serie de dibujos animados favorita cuando era niño, te voy a mirar con indiferencia“. Bueno, la etiqueta es demasiado larga pero la comprimiremos en fortato .zip (menuda chorrada…). A la conclusión a la que quiero llegar con esto es ¿qué c…… les pasa por la cabeza a algunas personas de nuestra generación que reniegan de su pasado cuando alcanzan ESE estado evolutivo?. ¿Por qué, de la noche a la mañana, se acaban las noches de risas y cachondeo recordando con unas copitas de más?. No lo entiendo, y me entristece bastante cuando veo ese cambio en la gente…una pena, con lo bueno que es recordar…

Pero, cuando creía que todo estaba perdido, de repende, al final de la calle, en medio de la oscuridad de la noche, mientras doy un paseo con mi perro, me cruzo con un vecino cutreañero como yo y, sin darnos cuenta, acabamos hablando del cine quinqui de los 80, de las interminables tardes de dibujos animados en la primera, de la evolución (lenta) de la tecnología (muy lenta) que tuvimos la gran suerte de vivir, de los problemas que teníamos los niños de entonces para conseguir cintas de música (eso de comprarlas originales era algo imposible. ¿Cuántos de vosotros os hacíais vuestros propios “pupurrís” cortando al locutor de la radio?), de juntar a otros niños por la calle para los juegos callejeros (eso es lo que yo conozco como “agregar” en mi grupo, se van a creer esos del caralibro que lo inventaron ellos…), y tantas y tantas cosas más. Es por ello que escribo este pequeño relato, y se lo dedico a todos los “treintañeros y cuarentañeros” que les gusta mantener esas conversaciones espontáneas y, a los que las han olvidado, decirles que ¡¡ RECORDAR ES SANO !!. Tomad muchos petit suise para tener memoria de elefante y mantener el espíritu de la infancia vivo, hasta el próximo encuentro.

Los 90 Quiz
Los 90 Quiz
Developer: Dabuten Factory
Price: Free

Leave a Reply